Ciclo de entrevistas a los PDU

Grupo de Desarrollo de las Ciencias Físicas y sus Aplicaciones

Una tarde de mayo, aunque en diferente horario, tuve la oportunidad de charlas con dos de los tres integrantes responsables del PDU Grupo de Desarrollo de las Ciencias Físicas y sus Aplicaciones, Pablo Mora (PM) y Andrea Sosa (AS), nos quedó en el tintero hablar con Mauricio Rodríguez, pero sus compañeros dieron una amplia visión del trabajo que cada uno realiza en el PDU.

Tanto Pablo como Andrea son residentes en la zona Este, de influencia del CURE, aunque en diferentes condiciones.

Pablo Mora es oriundo del departamento, un retornado que vio la oportunidad en el CURE de establecerse junto a su familia. Nos dijo con orgullo “soy de Rocha, nacido y criado, por supuesto yo fui a hacer la Licenciatura a Montevideo, anduve fuera del país por un tiempo, retorné en el 2000 y estuve en Facultad de Ciencias hasta pedir el pase para acá en el año 2012. En el 2012 mi cargo de profesor adjunto fue trasladado de Facultad de Ciencia al CURE, antes del establecimiento del PDU. Pero en el 2002 con motivo de la crisis económica nos mudamos con mi esposa y mi hijo a Rocha, de hecho era más barato estar en Rocha y viajar que estar en Montevideo, e iba a varias veces por semana a Montevideo”.

Por su parte Andrea Sosa se radicó inicialmente en Piriápolis, Maldonado, pero actualmente se están gestando las condiciones para que pueda radicarse en el departamento de Rocha, lo que facilitará su traslado diario al Observatorio y a la sede Rocha del CURE.

Andrea es Licenciada en Astronomía, Magíster en Física opción Astronomía y Doctora en Física en el área de Ciencias Planetarias.  Es la Responsable del Observatorio Astronómico del CURE, y es Co-Responsable del PDU de Ciencias Físicas. Es también el IAU National Outreach Contact, es decir el nexo oficial entre la Unión Astronómica Internacional (IAU) y la comunidad nacional de astrónomos, a nivel de actividades de divulgación. Tiene entonces la responsabilidad de divulgar las actividades que se hacen en Uruguay a nivel astronómico y a su vez informar a la UAI sobre qué se hace en nuestro país, rol claramente muy importante.

LF: ¿Cómo fue el proceso de constitución del PDU?

PM: Yo estuve antes del comienzo del CURE, participe de la comisión pro universidad, creo que en tres reuniones, pero estuve en contacto siempre. Como docente universitario  (desde 1988 en Fcien) rochense y residente en Rocha estuve interesado y en contacto con el proceso de creación del CURE desde esa época.

Mi vinculación como docente con el pre-CURE comenzó cuando me reuní con el entonces Decano Ismael Piedracueva en Facultad de Ingeniería, donde se habló del inicio del Tecnologo en Telecomunicaciones en Rocha, y en particular en que podía yo apoyar, y me ofrecí a dar clase, siendo docente de Facultad de Ciencia. Al principio dábamos clase en el IFD, en el 2009, ni siquiera estaba el local de Florencio Sánchez y Rincón que fue posterior. Yo arranqué en el 2009, era una tarea extra, que hice “pro bono”, además de las tareas normales de Facultad de Ciencias. Luego y hasta el 2012 seguí en Fcien pero con tareas docentes en el CURE. En ese momento eramos realmente muy poquitos, y me considero afortunado de haber podido estar ahí.

Yo seguía con mi vinculación con Facultad de Ciencias, donde estuve a cargo de la coordinación docente en el Instituto de Física de la Fcien en 2007 y 2008, a continuación de Ismael Núñez, quién en este marco fue el primero que me comentó sobre la idea del Diploma en Física. Ismael, que está jubilado ahora, primero fue maestro, después fue profesor de secundaria y luego doctor en Física. Una trayectoria muy interesante, que resultó muy valiosa, porque en el Diploma es un programa conjunto ANEP-UdelaR. El Diploma es uno de los puntos centrales, es una de las cosas de las varias cosas que hacemos en el grupo y en la propuesta del PDU fue un punto central.

El PDU es un proyecto que se presentó y aprobó en el 2013, orientado a crear un grupo que desarrollara docencia, investigación y extensión en el área de las Ciencias Físicas en el CURE.

En cuanto a docencia, se propone por un lado cubrir la enseñanza de cursos de Física requeridos por las distintas carreras, y a un nivel más avanzado implementar el Diploma de Física .

La idea de presentar el Diploma en Física era tener un programa que se pudiera hacer con un número reducido de docentes, pero que tuviera nivel de licenciatura, y lo que nos venía como anillo al dedo era el Diploma. No lo inventamos nosotros, yo supe de esa idea por Ismael Núñez en el 2007 creo,  entiendo que el proponente original fue el Dr. Gabriel González. Yo aporté luego mi granito de arena en el proceso de su desarrollo con varios comienzos y detenciones (con muchas otras personas de ANEP y la UdelaR, que hicieron un aporte mayor al mio), y lo tenía muy presente como cosa que podía ser interesante implementar en el CURE.

A principio del 2013 Andrea se comunicó conmigo porque ella sabía que yo estaba en el CURE y yo creo que, ella te habrá contado su versión, básicamente entendía que podía tener posibilidades de crecimiento profesional en el CURE que a lo mejor no tenia en Facultad de Ciencias. Espero que se  sienta contenta de haber tomado esa decisión.

AS: Hubo una convocatoria en el 2013 a formar PDUs. En ese momento yo tenía un cargo efectivo con DT como docente asistente en el Departamento de Astronomía del Instituto de Física de la Facultad de Ciencias. Pero aspiraba a un mayor crecimiento profesional, ya que en lo personal entendía que tenía los méritos necesarios y suficientes, y además siempre me agradó la idea de trasladarme a vivir al Este por razones familiares. Entonces le escribí a Pablo Mora, quien ya estaba trabajando como docente en el CURE, y a quien conocía por haber sido colega del Instituto de Física de la Facultad de Ciencias, para conocer su opinión sobre la posibilidad de que se necesitaran más cargos de Profesor en el área de las ciencias físicas, en la Región Este, y de presentar en ese caso una propuesta. Él me respondió enseguida con la propuesta de implementar el “Diploma de Especialización en Física” en la Región Este. Y con este tema como eje principal ambos trabajamos en la elaboración y redacción de la propuesta de creación del PDU “Grupo de Desarrollo de las Ciencias Físicas y sus Aplicaciones”, en la cual pedimos el aval académico a dos docentes grado 5 titulares de la Facultad de Ciencias: Julio Fernández (en ese momento director del Departamento de Astronomía), y el Dr. Hugo Fort, del Instituto de Física.

Yo preferí no figurar como responsable en la propuesta, y solamente figurar como parte del equipo de trabajo, porque aspiraba a un cargo por el cual debía consursar. Los proponentes formales fueron Pablo Mora, Julio Fernández y Hugo Fort. En ese momento pedíamos seis cargos; dos cargos efectivos de profesor adjunto (para los cuales concursamos y ganamos Mauricio Rodríguez y yo); un cargo efectivo de asistente (por el cual concursó y ganó Nicasio Barrere, quien actualmente está haciendo su doctorado en el área de Física Experimental en Facultad de Ciencias); y dos cargos  interinos de ayudante, uno con perfil de astronomía (que actualmente me ayuda a mí en el observatorio) y otro con perfil de materiales (que colabora con Mauricio y en las clases del Diploma). Para abril de 2015 ya teníamos todos los cargos solicitados ocupados. Actualmente (julio de 2017) dichos cargos de ayudante están siendo llamados en efectividad.

En 2014 fue el año en que comenzamos a implementar el PDU. Antes de haber ganado el cargo yo pedí un traslado de sede en Facultad de Ciencias para trabajar aquí en el CURE, Rocha. así que desde marzo de 2014 ya empecé a trabajar como docente en el CURE, y en setiembre de ese año renuncié a la Facultad de Ciencias para tomar posesión de mi cargo actual en el CURE.

En 2014 arrancamos con el Diploma de Especialización en Física en una fase de “prueba”, de la cual se encargó Pablo, dando clases en Maldonado. Y en 2015 arrancamos formalmente con la implementación del Diploma en la Región Este, que la verdad fue un éxito. El grupo más grande que venía era de Salto y asistían puntualmente. De hecho, hace pocas semanas se realizó la entrega de diplomas de la primer Cohorte que se dictó en Rocha (la segunda a nivel nacional), y se inició la tercera.

El proceso de llamado de los cargos demoró mucho, cerca de un año o más, y durante ese tiempo se fueron generando economías. Pablo sugirió porque no invertirlas en un Observatorio Astronómico. Yo nunca soñé que algo así pasara, me conformaba con hacer divulgación con un telescopio pequeño, y más en un rol teórico, porque mi formación de posgrado había sido principalmente teórica, aunque  realicé varias pasantías en observatorios internacionales durante mis estudios de grado.

Y bueno… gracias a esas economías y al apoyo de mis compañeros co-responsables del PDU, quienes aprobaron el uso de los fondos para la compra de la cúpula, equipos, contratación de técnicos especializados, etc, pudimos hacer realidad un observatorio astronómico universitario, ubicado en Rocha (en la Estación Regional de PROBIDES), el cual se inauguró el 2 de setiembre de 2016. También tengo que agradecer a  funcionarios, docentes y no docentes, y a la Dirección del CURE, que nos brindaron un gran apoyo en todo el proceso. Debo mencionar también al Departamento de Astronomía por prestarnos el telescopio y la cámara CCD que estamos utilizando, y al Observatorio Astronómico “Los Molinos” por el préstamo de varios accesorios. Luego de habernos dedicado varios meses a poner al Observatorio a punto instrumentalmente, y de haber comenzado con actividades de extensión, estamos ahora estamos (julio de 2017),  iniciando una “segunda fase”, en la que queremos empezar a producir ciencia, y no solamente a difundirla, mediante la participación en proyectos de investigación adecuados a observatorios pequeños como el nuestro.

LF: Cuando nacía el PDU no estaba en la perspectiva que fuera a pasar lo que paso.

PM: No estaba en el proyecto del PDU la cuestión del observatorio, pero si se habla de extensión y cuestiones así. Es decir, no está el observatorio como objetivo pero si está la extensión como objetivo. Pero nosotros hemos tenido la grata sorpresa que cosas que no parecían posibles se hicieron posible, con mucho trabajo, con mucho esfuerzo, especialmente de Andrea con sus colaboradores en la parte del observatorio.

Con las economías que se generaron en 2014 al estar los llamados docentes en proceso, teníamos más plata y creo que lo usamos sensatamente, compramos los  materiales y los equipos de laboratorio necesarios para implementar el Diploma. Y de hecho también teníamos suficiente plata para comprar la cúpula, la verdad que en principio no estaba previsto, pero bueno teníamos la plata y estaba esa idea, además Andrea tenía un telescopio que se lo habían cedido de Facultad de Ciencias y de PEDECIBA, entonces le pudimos dar para adelante también a esa idea.

LF: ¿Cuáles son las principales líneas de investigación que desarrolla el PDU? ¿De qué tratan esas líneas a investigar? ¿Cuáles son los principales avances o hallazgos que han encontrado?

PM: El PDU no tiene una línea de investigación única, como pasa en los departamentos de Física en general. Las líneas de investigación se encuadran en el área de Ciencias Físicas, incluyendo Astronomía, Químico-Física, Física de Materiales, Física de Fluidos y Física Teórica de Campos y Altas Energías.  Lo ideal es que cada investigador describa sus actividades.

Como te decía está la cuestión de astronomía y cuerpos solares, menores en el sistema solar y cuestiones así vinculado con gente de Facultad de Ciencia. Después está Mauricio que hace cuestiones experimentales, él es químico de formación, es Doctor en química pero trabaja en la interface de físico y química, o sea materiales. Él trabaja con materiales amorfos. El trabajo de Mauricio es claro, pero esas cosas a veces no tienen mucha visibilidad, porque él pasa las horas acá metido en el laboratorio o en Facultad de Química, es en un trabajo muy arduo en el cual está teniendo buenos resultados, y él te puede contar los detalles de lo que se trata.  

Con respecto a lo que hago yo, soy físico teórico, trabajo en física teórica fundamental, teoría de campos y física de las altas de energías, relatividad general, esas cosas. Laura Fornaro también me toma el pelo porque dice que yo soy como Sheldon Cooper de la serie The Big Bang Theory....

LF: estaba pensando más en Leonard Hofstadter…

PM: No, porque es experimentalista, yo soy teórico, trabajo con papel y lápiz, y alguna computadora nomás. Laura Fornaro me comparaba con Sheldon Cooper porque de hecho algunos de mis artículos se podrían encuadrar en la teoría de súper cuerdas, que es la teoría en la que trabaja el personaje de Sheldon. Lo que estoy haciendo ahora mismo es un poco un retorno a cosas que hice hace unos cuantos años en el 2000-2001, tengo cosas sobre estas cuestiones que estoy concluyendo ahora que tienen que ver con eso de súper cuerdas. Pero no me defino como un teórico de súper cuerdas, no me encasillo en eso, hay artículos míos que tienen que ver con eso, pero no es lo único.  Si tengo que definir mi área de de investigación, diría que se trata del estudio de modelos teóricos en los que la gravitación se formula como una teoría de gauge (Chern-Simons, WZW, transgresiones), que podrían ser valiosos en la formulación de una teoría unificada que incluya el Modelo Estándar y la Relatividad General.

Lo que sí puedo decir, para ser más concreto con esto, es que desde que estoy en el CURE he publicado dos artículos que tienen como afiliación institucional al CURE, publicados en una buena revista referada internacional, de los cuales soy único autor. Lo que me me parece relevante es  que he sido capaz de ser productivo trabajando  independientemente en el CURE, lo cual me da cierta tranquilidad y confianza.  Quizá una ventaja de la física teórica es no depender de laboratorios o  equipos científicos caros, de hecho necesitamos muy poca plata, una computadora, papeluchos y lápices, somos muy baratos los físicos teóricos.   

AS: Me formé en el área de ciencias planetarias. Todas mis publicaciones científicas han sido hasta ahora exlusivamente sobre cuerpos menores del Sistema Solar, y las he realizado en colaboración con colegas del Departamento de Astronomía de Facultad de Ciencias y también con colegas del exterior. Básicamente la importancia que tiene el estudio de los cuerpos menores, cometas y asteroides concretamente, es que son los residuos del proceso de formación planetaria. Su importancia es pues cosmogónica porque son los pedacitos de los cuales se formaron los planetas. Muchos de los que quedaron como escombros del proceso de formación planetaria  fueron eyectados lejos del sol, principalmente por el poderoso campo gravitatorio de Júpiter, se mantuvieron en una especie de “freezer” cósmico, y tiempo después, por perturbaciones de estrellas pasantes cercanas, están volviendo al interior del Sistema Solar y los descubrimos. Se trata entonces de objetos primordiales, y si los analizamos nos dan pistas sobre las condiciones químicas y físicas de la época en que se formó el Sistema Solar, estamos hablando de hace unos cuatro mil seiscientos millones de años.

Esos objetos a veces son perturbados por los planetas y los colocan en órbitas nuevas que pasan cerca de la Tierra. Nosotros estudiamos especialmente esos objetos, por dos razones fundamentales: primero porque al pasar más cerca de la Tierra son más fáciles para observar, y segundo porque también tienen una importancia ambiental ya que podrían entrar en una órbita de colisión con nuestro planeta. Hay muchas evidencias de que en el pasado prehistórico hubieron colisiones catastróficas, y de hecho la que más se menciona es la que ocurrió hace unos sesenta y cinco millones de años, y que fue la causa de la extinción de la gran mayoría de las especies vivas en aquella época, incluyendo a los famosos dinosaurios.

Entonces, mi principal línea de investigación es esa: ciencias planetarias.

Si bien nuestro observatorio es pequeño en relación a lo que son otros observatorios profesionales en el mundo (los más grandes tienen telescopios del orden de los 10 m de diámetro, mientras el nuestro es de treinta centímetros), podemos contribuir a proyectos de investigación importantes, como por ejemplo los relacionados con el monitoreo de objetos descubiertos por campañas de búsqueda con telescopios más grandes, porque una vez que los detectan, esos telescopios grandes no les hacen un seguimiento, porque están centrados en detección de nuevos objetos. La tarea de seguimiento queda para los observatorios más pequeños, que pueden dedicarle más tiempo de observación a un objeto determinado. Al hacer un seguimiento podemos mejorar la órbita, porque esos objetos cambian permanentemente la órbita debido a  las perturbaciones planetarias. Es fundamental conocer bien la órbita para determinar con menor incertidumbre la probabilidad de colisión con un planeta, por ejemplo.

También podemos hacer observaciones que ayuden a entender la parte más física, por ejemplo, observando cómo varía la luz con el tiempo, de objetos que estén a nuestro alcance de detección. Mediante un modelo se puede reproducir esa variación, y de ahí inferir por ejemplo el tamaño, la forma u otros datos como la densidad. De esta forma podemos contribuir a estudiar, del punto de vista físico, además del dinámico u orbital, las poblaciones de cuerpos menores que están más cerca de la tierra.

También estamos iniciando otra línea que no se relaciona directamente con ciencias planetarias, junto a un colega del exterior. Se trata de un un proyecto de observación de estrellas variables, jóvenes y que se mueven en el entorno del Sol. Este tipo de estrella tiene un cierto tipo de variabilidad que podría estar asociada a la formación planetaria, o sea, hay una relación en cierta forma con las ciencias planetarias. Lo interesante de este proyecto es que está perfectamente al alcance de un telescopio pequeño porque se trata de estrellas brillantes.

Hoy por hoy, podemos decir que en Uruguay hay solamente dos observatorios profesionales públicos, donde se encuentran trabajando astrónomos graduados de la Universidad de la Universidad de  la República. El Observatorio Astronómico de Los Molinos (dependiente del MEC), que en 2010 cumplió 20 años de inaugurado, y el Observatorio del CURE, que ahora (mediados de 2017) se encuentra en proceso de iniciar actividades de investigación y extensión en forma regular.

LF: Es el primer año del observatorio del CURE digamos…

AS: Si, podríamos decir que el 2015 y 2016 fueron los años que se dedicaron a su construcción y puesta en funcionamiento, lo cual fue un proceso medio lento porque los técnicos venían de Montevideo cuando podían, trabajaban los fines de semana, aunque en realidad puede también verse como un tiempo récord, si se quiere en comparación con otros proyectos parecidos.  Y bueno, la parte de ajuste instrumental demandó mucho tiempo...

Entonces, retomando las líneas de investigación, podríamos decir, resumiendo, que sigo con las líneas teóricas y ahora estoy iniciando líneas observacionales. La idea es que el Observatorio del CURE comience a producir científicamente. En esto, por suerte, no estoy sola sino que trabajo con otros colegas del Observatorio Los Molinos y de observatorios del exterior también.

Otro proyecto interesante que tenemos como objetivo a futuro, y que es ideal para observatorios pequeños, es la detección de “bólidos”, mediante cámaras de tipo  “All Sky”. Los bólidos son producidos por fragmentos de cuerpos menores al ingresar a la atmósfera terrestre, y se conocen como “meteoritos” si resisten el paso por la atmósfera y alcanzan la superficie de la Tierra. Originalmente pueden ser fragmentos de un cometa o de un asteroide.

LF: ¿El nombre técnico entonces sería bólido?

AS: Cuando está todavía en el espacio se denomina “meteoroide”. Cuando ingresa a la atmósfera terrestre, a velocidades de decenas de kilómetros por segundo, por fricción se vuelve incandescente, ionizando también moléculas de la atmósfera. Dependiendo de la composición y tamaño del meteroide puede dar a un fenómeno luminoso fugaz conocido como “meteoro”, o a un “bólido” si es más grande. Los bólidos generalmente son lo bastante masivos como para sobrevivir el pasaje por la atmósfera, incluso pueden producir sonido además de un destello de luz sumamente brillante (se han visto bólidos en pleno día). Pueden llegar a impactar en el suelo dejando un cráter grande o chiquito, o no dejando cráter alguno, aunque sí fragmentos sólidos, que pasan a denominarse “meteoritos”.

Pero los bólidos se producen una vez cada tanto. Lo que sí se produce todos los días es la entrada de toneladas de material interplanetario. Estamos hablando de partículas del tamaño de un grano de arena por ejemplo, que en su gran mayoría no producen ningún efecto visible como un meteoro. Entre medio tenemos los meteoros (conocidos como “estrellas fugaces), que son originados por partículas lo suficientemente grandes para dejar una traza brillante en el cielo, por unos segundos o fracción, pero que se vaporizan completamente en la atmósfera. En ciertas épocas del año se producen con más frecuencia, y se conocen como “lluvias de estrellas fugaces”.

LF: ¿Con este nuevo proyecto que implica la colocación de las cámaras quieren comenzar a observar estos bólidos?

AS: La idea sería detectar eso sí. ¿Qué importancia tiene detectarlo? Bueno, si a nosotros nos queda registrado, esas imágenes se van grabando y monitoreando, entonces… se necesitan varias estaciones que hagan lo mismo. Existen redes ya, nosotros queremos sumarnos a campañas de observatorios en la región que ya se están dedicando a eso, en la región y en el mundo.

Entonces ¿qué pasa? Si detectamos un bólido, a tal hora tan día desde Rocha en la ubicación geográfica precisa del observatorio y reportamos lo que vimos, otro observatorio profesional o de aficionados de acá, Brasil o Argentina, reporta haber visto también un bólido en una hora similar, etc., se puede reconstruir la trayectoria y se puede decir de qué región del espacio provino y se lo puede relacionar con algún cometa o asteroide, lo que es fundamental. Esto se relaciona con la determinación   del “radiante”, la región del espacio de donde parecen provenir los meteoros. Hay lluvias de meteoros en el hemisferio Sur que no han sido identificadas con cometas todavía, y a nosotros nos interesa poder aportar en ese sentido, con este proyecto nuevo para el que estamos viendo cómo conseguir los recursos para implementarlo. Podríamos así contribuir a que se conozcan mejor las lluvias de meteoros en el hemisferio Sur, conocimiento que se relaciona con las poblaciones de cuerpos menores que estudiamos.

LF: ¿Cuenta con productos que reflejan la labor del PDU y que quisiera dar a conocer?

PM:  No se si corresponde llamarlo “producto”, pero uno de los logros del PDU que a mi me dejan más satisfecho es la culminación exitosa de la primera Cohorte del Diploma en Física que se dictó en el CURE (segunda en el país). Como resultado del trabajo de todos los integrantes del PDU los nueve estudiantes que finalizaron este posgrado adquirieron una formación que creemos resultará valiosa y tendrá un impacto entre otras cosas en la educación de la Física en el país.

Los conocimientos impartidos en los cursos básicos de Física dictados por integrantes del PDU para diversas carreras del CURE representan un valioso e importante aporte.

Los trabajos de investigación producidos por integrantes del PDU son prueba concreta de nuestra vitalidad en esta área.

El Observatorio astronómico del CURE, que está en PROBIDES como una realidad, que está desarrollando una función muy importante de extensión, a lo cual le están poniendo un enorme esfuerzo, con las todas esas noches de observaciones y de hacer actividades nocturnas. Esto se ha ido plasmando en cosas concretas. 

LF: Se entiende que son tres líneas bien diferentes en realidad las que planteas tú, Mauricio y Andrea, como que tienen distintos ejes, ¿puede ser?

PM: En investigación cada cual tiene su eje, según decíamos antes.

De la docencia también hablamos.

En el área de extensión el Observatorio  Astronómico resulta muy atractivo y tiene posibilidades muy interesantes. Si bien extensión hacemos todos, quizás por el tema visual llaman mucho la atención las cuestiones astronómicas. Pero, por ejemplo, Mauricio también hace extensión en jornadas de puertas abiertas y cosas así en donde puede mostrar sus trabajos por ejemplo de crecimiento de cristales en matrices amorfas, te podría contar él también sobre cómo hacer una vivienda con distintos materiales y que sea sustentable, que tiene que ver con principios de química, física de materiales, etc..

Por mi parte yo también hago extensión o he hecho extensión en menor medida, tuve un par de entrevistas con la radio por ejemplo, una charla con la Uni radio sobre la situación de la realidad general y cuestiones así que pueden ser de interés. Curiosamente o no tan curiosamente a la gente le interesan esas cosas y uno tiene la chance de hacer divulgación en esta  área también.

LF: ¿Cómo es el relacionamiento con la comunidad y con otras instituciones en la región? ¿Puede destacar un evento que hayan realizado en conjunto con otra institución, cómo fue la colaboración?

PM: En la parte de eventos más comunitarios está más involucrada Andrea, con mucha actividad de extensión, como ella te contó. También Mauricio Rodríguez tiene actividades en este sentido, en jornadas de puertas abiertas y demás.

AS: Nosotros tenemos ideas de expandirnos, de ser no solamente un centro de investigación sino también de extensión sobre todo. Ahora estamos empezando a coordinar las primeras visitas de escuelas al Observatorio. Este año queremos comenzar un programa regular de visitas al Observatorio, además de seguir equipándolo con elementos didácticos pensando en las visitas escolares a medida que podamos presentarnos a proyectos. Sobre todo porque las visitas escolares son de día, entonces no tenemos mucho que ofrecer más que mostrar cómo funciona el observatorio y observar el sol. Si equipamos el predio, que es un lugar natural muy atractivo de por sí, con elementos didácticos como por ejemplo un reloj solar grande, un sistema solar a escala, juegos didácticos de astronomía, es decir cosas que puedan recorrer e ir aprendiendo. A futuro, proyectos financiadores mediante, también aspiramos a tener un planetario digital, porque si está nublado no se puede mostrar el cielo, pero se puede en cambio hacer una sesión de planetario. La idea es de a poco es creando un parque didáctico-temático-científico (y no solamente astronómico, sería ideal que se vayan integrando otras disciplinas del CURE).

Por una parte te puedo hablar del relacionamiento con la comunidad profesional y por otro con la sociedad en sí.

Con la comunidad profesional el relacionamiento es muy bueno. Cuando se inauguró el Observatorio vinieron muchos astronómos de todos los ámbitos (profesionales y aficionados, investigadores, educadores y estudiantes), donde destaco a todos los integrantes (profesores y estudiantes) del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias. También vinieron colegas del Planetario Municipal de Montevideo y del Observatorio Astronómico Los Molinos, con quienes hemos mantenido siempre muy buenas relaciones. Y los que no pudieron venir mandaron sus saludos. Ya hemos organizado en Rocha dos reuniones anuales de la Sociedad Uruguaya de Astronomía (2014 y 2016). Tenemos también buena relación con ANEP, Centros de Formación Docente como el IPA y el Consejo de Educación Secundaria, de hecho estamos elaborando proyectos en común. ¿Algunas actividades concretas que hayamos hecho? Por ejemplo, estoy participando en una comisión de titulación en Astronomía para estudiantes terciarios, que quieran revalidar estudios y hacer nuevos, para obtener el título de Profesor en Educación Secundaria en la Especialidad Astronomía. Soy la delegada por la Universidad, y también hay delegados por el Consejo de Formación Docente y la Inspección de Astronomía. Esta comisión se creó porque hay mucha gente en los liceos dando clase de astronomía sin tener una titulación, pero que ha cursado algunos estudios. Entonces la idea es poder darles el título de profesor de secundaria, estudiando caso por caso y recomendando qué asignaturas cursar y dónde en caso de que sea necesario.

En cuanto al relacionamiento con la comunidad: el año pasado hicimos varias actividades de extensión en el marco de las Actividades Culturales del CURE con una compañera que es Licenciada en Turismo, Fabiana Guadalupe. Con ella recorrimos varias localidades de Rocha dando charlas sobre la importancia de preservar la oscuridad del cielo nocturno y de combatir la contaminación lumínica, y también para dar a conocer lo que es el turismo astronómico, que perfectamente se podría hacer acá en Uruguay. El objetivo último de estas actividades es proveer a Rocha, y después a otros departamentos en lo posible, de un área protegida de cielos oscuros, y convertir a Uruguay en un destino de turismo astronómico con certificación internacional. Para lograr esto estamos trabajando, por un lado, en promover leyes de protección del cielo nocturno, junto a otros colegas del CURE y colaboradores externos. Hacer esto acá en la Región Este es ideal porque ya existen áreas protegidas. Se necesita un lugar al que turista vaya y cuente con la infraestructura para poder hacer actividades recreativas durante el día, como por ejemplo senderismo, recorrido por lagunas, playas o sierras , y de noche ofrecerle un reconocimiento del cielo nocturno de la época, que aprenda a observarlo, tanto a simple vista como mediante telescopio, tomar fotografías del cielo estrellado, etc… Desde el Observatorio podemos ayudar a la capacitación de los emprendedores que quieran dedicarse al turismo astronómico, así como estamos ayudando a cualquier persona que quiera iniciarse en la observación astronómica, ya sea por adquirir conocimientos y algo de cultura astronómica, o simplemente por el placer estético que produce la contemplación de un paisaje natural como el cielo estrellado.

LF: ¿Cuentan con nuevos proyectos de enseñanza en la actualidad o que piensen desarrollar en un futuro?

PM: Aspiramos a potenciar el Diploma, complementándolo con un nivel de Maestría.  Nosotros no tenemos tesis, que es lo que tiene la maestría. La Maestría representaría un escalón mas de formación, y tener estudiantes realizando  tesis de investigación en ese contexto.

AS: Acabamos de presentar una propuesta como curso de Educación Permanente, junto a Fabiana Guadalupe, dirigido tanto a egresados de instituciones terciarias como a emprendedores turísticos o personas que presenten un interés justificado. En este curso se les va a enseñar lo básico de astronomía partiendo de cero, como para poder apreciar el cielo y saber qué hay para observar, y cómo observarlo. Incluye  manejo básico de telescopio y las técnicas básicas de astro-fotografía.

LF: ¿Cómo es la proyección a mediano y largo plazo del PDU?

PM:  Aspiramos a constituirnos en Departamento de Ciencias Físicas, somos un grupo bastante chico para lo que se piensa en escala de Departamento, pero creo que estamos en la masa crítica.

Por más información del PDU cliquear aquí.

Entrevista realizada por Lucía Fernández.