Ciclo de entrevistas a los PDU

Grupo de Desarrollo de Estudios en Geociencias del Holoceno

En una de las tantas mañanas lluviosas de marzo me recibieron en su oficina Leandro Bergamino (LB) y Fabrizio Scarabino (FS), quienes forman parte del equipo que integra este Polo de Desarrollo Universitario (PDU) junto a Laura Pérez y Felipe García-Rodríguez.

Tanto Leandro como Fabrizio dejaron ver, desde el inicio, sus ganas de contar lo que sucede en el PDU, por lo que dieron rienda suelta a las palabras tras cada pregunta. Lo que nos dejó como resultado una visión muy completa del trabajo de este PDU en las tres funciones de la Universidad de la República (Udelar): investigación, extensión y docencia.

Leandro forma parte del PDU hace 1 año y medio, es docente grado 3, terminó su formación de doctorado en Sudáfrica y en el marco de un programa de repatriación de la Comision Sectorial de Invetigación Científica (CSIC), teniendo al grupo de Geociencias como soporte, retornó al país integrándose al grupo.

Fabrizio Scarabino está en el PDU hace 2 años y medio, es docente grado 2 efectivo y actualmente está terminando sus estudios en la Maestría en Manejo Costero Integrado del Cono Sur (MCISur), proviene del área biológica aunque también trabajó en temas paleontológicos.

Ambos residen en el departamento de Rocha y consideran que fue uno de los requisitos acertados del proceso de descentralización de la Universidad.

En este contexto fue que comenzamos la entrevista.

LF: ¿Cómo fue el proceso de constitución del PDU?

FS: El grado 4 del PDU, Felipe García-Rodríguez, fue quien propuso la construcción del Grupo de Desarrollo de Estudios en Geociencias del Holoceno. Felipe venía trabajando hace años en estas temáticas, estudió en Chile, España, Sudáfrica y Alemania y no sólo en las temáticas de interés del PDU sino también en esta zona, en las lagunas costeras.

Las lagunas costeras son un registro de las condiciones ambientales históricas muy importante por las características que tienen: de depósito de sedimentos y por cómo fueron influenciadas por los niveles del mar. Por eso, al ver la oportunidad de financiar un grupo de investigación, ampliarlo, consolidar algunas cosas y vínculos en los que Felipe ya venía trabajando, fue que se presentó a los llamados y el PDU fue aprobado.

El Holoceno es el periodo de tiempo que cubre aproximadamente los últimos 10 mil años en relación al tiempo geológico, en su versión corta el nombre del grupo es Geociencias del Holoceno.

Actualmente tenemos cargos rentados en el PDU Felipe, Laura, Leandro y yo, sin embargo hay otras personas que están vinculadas, que forman parte de otros grupos del CURE pero que históricamente han venido trabajando con Felipe, o que están en Montevideo, en Facultad de Ciencias. Esto hace un grupo interdisciplinario que nuclea investigadores de diversas disciplinas como paleoocenaografia, antropología, química, y biología.

A su vez, nuestro grupo junto al PDU Geología y Recursos Minerales, que está en el departamento de Treinta y Tres y nuclea temas más centralmente geológicos, integramos el Departamento de Geociencias.

LF: Desde la creación del PDU a la actualidad tienen algún hito o momento importante para el grupo que deseen destacar en este proceso de construcción.

FS: Una de las apuestas más importantes es la construcción de una embarcación importante, que permita trabajar en la Laguna Merín, que es la laguna más grande de Uruguay y la menos explorada.

LF: ¿Esta embarcación especial, quién la está haciendo, desde cuándo se proyectó y para cuándo esperan que quede terminada para comenzar a trabajar en la laguna?

FS: La embarcación se construyó en un astillero uruguayo. Y una de las principales características, que la hacen única, es que tiene un escotilla inferior central, a través de la cual mediante un trípode es posible realizar perforaciones de sedimento para analizar la estratigrafía.

De hecho se necesitan más embarcaciones de menor calado, que muchas universidades a nivel mundial poseen. A nivel nacional también existe el Aldebarán que es de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA), es un buque de calado muy grande.

Muchas veces hay un vacío de información en zonas someras, porque uno no puede acceder a veces por falta de embarcación científica. Se ha trabajado, como se puede, con pescadores artesanales. Por lo tanto, este tipo de embarcaciones pequeñas es algo que Uruguay tiene que desarrollar para que podamos trabajar en condiciones idóneas.

LB: Retomando los hitos, algo muy importante fue la construcción del laboratorio de datación por TLD/OSL . Todo proceso de construcción, todo inicio, implica mucho gasto en infraestructura, y en Geociencias del Holoceno se precisa, al mirar hacia el pasado a través la geocronología y datar los suelos y sedimentos. Específicamente datar los sedimentos para poder asignar determinados procesos ambientales a una época, por eso fue fundamental la construcción del TLD.

FS: Si, el TLD, es un equipo que permite hacer dataciones, por una técnica llamada termoluminicencia en un rango entre 6 y 500.000 años. Si bien yo venía hablando de la construcción del bote como un hito que se está por concretar, ya se concretó otro que es la instalación de este equipo que Leandro destaca.

LB: Este equipo implicó que vinieran técnicos a instalar una fuente emisora particular, a armar una sala de laboratorio específicamente para eso. Es algo que va a implicar un servicio no sólo para el CURE, sino que te diría internacionalmente.

FS: A nivel regional, universidades muy importantes que trabajan en estos temas, con docenas de docentes dedicados a geociencias no tienen este equipo, entonces es algo muy valioso como hito concretado. Y este año se está concretando este segundo hito que es la embarcación ya en el agua digamos, que ha tenido un proceso de construcción y de ajustes.

LB: Además el TLD implica, no solo un servicio, sino que la gente se forme en esto porque hay poca gente formada en nuestro país. Es algo valioso no solamente desde el punto de vista del servicio sino desde la formación y desarrollo de conocimiento nuevo para profesionales de nuestro país.

FS: Justamente acaba de volver de formarse en Dinamarca Germán Azcune que es docente del CURE, quien va a poder apoyar todo lo que son los estudios y transmitir acá todo lo que aprendió sobre el manejo y análisis del TLD. Germán está realizando su doctorado en geocronología por TLD.

Estos son los dos grandes hitos, y la propia construcción del PDU, los concursos e ir formando el grupo que lleva su tiempo porque tiene procesos burocráticos, que en muy buena parte son deseables y hacen a la transparencia.

LF: ¿Con el TLD hay Universidades que se ponen en contacto con ustedes porque no tienen la tecnología? ¿Esto ya se dio o es algo que esperan que suceda?

FS: Si, son universidades con las que ya estamos trabajando y generando proyectos en conjunto para poder trabajar en la Laguna Merín por ejemplo, es el caso de la Universidad Federal de Río Grande do Sul situada en Puerto Alegre. Quienes ya estuvieron aquí el año pasado dando un curso de posgrado y este año vienen de nuevo. Ellos tienen 80 docentes en el instituto de Geociencias, nosotros somos muchos menos, pero tuvimos la oportunidad de comprar ese equipo, con lo cual se complementan muy bien todas las capacidades. Además son sistemas que son una continuación, las lagunas costeras del sur de Brasil con las de acá, por lo cual es muy importante trabajar en conjunto.

También queda pendiente el vínculo que se está generando con la Fundación Universidad de Río Grande de la ciudad de Río Grande, que está muy abocada a temas marinos. De hecho el año pasado nos visitaron investigadores con estudiantes de posgrado para generar algún proyecto conjunto, además de que muestrearon acá, con miras a generar cosas juntos.

Recapitulando vino un montón de gente y siguen viniendo muy entusiasmados, y en la medida  que se vayan consolidando distintas cosas, también se produce una sinergia que es muy buena.

Otro hito para mi fue el curso de posgrado que vos organizaste el año pasado Leandro sobre Ecología ambiental isotópica, al que vino gente de varios países de Sudamérica y en el que participó un docente de Argentina.

LB: Creo que todos hemos armado redes, porque hoy las ciencias funcionan en base a redes de trabajo y con esa visión fue que, desde mi lugar, traté de hacer un curso de posgrado invitando docentes del extranjero. Afortunadamente vino gente de varios lugares y salió un curso realmente lindo.

LF: ¿Cuáles son las principales líneas de investigación que desarrolla el PDU?

LB: Yo trabajo dos líneas: la estructura y dinámica de los sistemas costeros, en particular las lagunas costeras; y la reconstrucción de los ambientes en los últimos 10 mil años, lo que nos permite conocer los cambios en el nivel del mar, en los tipos de vegetación, en procesos costeros que permiten conocer la dinámica y hacia dónde vamos, cuál es esa tendencia. Para investigar esto utilizo diferentes proxies como la medición de isótopos estables en los sedimentos, fauna y flora cuya composición refleja diferentes características del ambiente y junto con la datación de los testigos de sedimento proporcionan una plataforma robusta para poder formar una línea de base de los sistemas.

FS: Eso forma parte de la línea general del PDU y la línea más específica de Leandro de isótopos.

La línea general del PDU es la reconstrucción paleoambiental de este sector costero de Rocha, pero también se trabaja, según determinadas posibilidades, un poco más hacia el Río de la Plata y la

costa de Maldonado. El tema es, específicamente, la reconstrucción paleoambiental en la costa atlántica y Río de la Plata pero con un énfasis fuerte en este sector de la costa de Rocha.

Para la reconstrucción paleoambiental se necesita tener información para comparar la actualidad, por lo cual muchas cosas son reconstrucción ambiental en el sentido más amplio, es decir, entender el presente para entender el pasado y viceversa.

LB: También está esa dimensión de la mirada hacia el pasado y el estudio del impacto humano, entonces conocer la línea base de los ecosistemas brindan una referencia para inferir la magnitud del impacto humano en los distintos sistemas. Esto es algo que también se aborda, más allá de procesos ambientales está el hombre en diferentes preguntas del PDU.

Esto se aborda usando diferentes indicadores, como te decía, isótopos estables por ejemplo. Además Fabrizio tiene un gran abordaje en moluscos y especies indicadoras, y Laura Pérez tiene una gran línea de investigación con Diatomeas como indicadoras ambientales. Dado que no existe un indicador o trazador ambiental perfecto que responda únicamente a una variable que queremos determinar su dinámica como la salinidad o la temperatura historica, este tipo de abordajes con diferentes herramientas todas complementarias entre ellas hace robusto nuestro trabajo.

FS: Las diatomeas son pequeñas algas microscópicas que quedan muy bien preservadas en el registro fósil, como pasa con los moluscos también.

En el caparazón de los moluscos queda muy bien registrado entonces se ha usado mucho, inclusive para datar. Muchas de las cosas que sabemos por carbono 14, que han pasado en la costa uruguaya, ha sido datando moluscos. Entonces esto es un gran aporte y de ahí también mi interés en trabajar en la parte de Malacología, que es el estudio de los moluscos, de ahí la importancia de estos indicadores en todo este contexto actual y pasado.

Realmente es un gran paraguas que permite avanzar en varios trabajos de este tipo, pero el punto esencial es encarar la zona costera con distintos indicadores, químicos como los isótopos, biológicos, geológicos y sedimentológicos para entender la estructura actual y pasada de estos ecosistemas.

LF: ¿A cada uno de estos indicadores los usan complementariamente para obtener información integrada?

LB: Todo es complementario y nada es excluyente, todo suma y se complementa. Una técnica por ser más antigua o tradicional no es mejor que otra. Por eso nosotros actualmente también estamos trabajando mucho con otros PDU, por ejemplo el Centro de Actividades Integradas en Ciencia y Tecnología de Materiales y su Aplicación en el Medio Ambiente, que tiene diferentes puntos de vista pero todo suma a entender la realidad y la dinámica de los sistemas. Porque los sistemas no son estables, permanentemente están en dinámica y eso implica tener un mapa lo más certero posible de diferentes aspectos.

LF: ¿Cuáles son los principales avances o hallazgos que han encontrado?

LB: Estamos en un proceso de conocimiento sobre varios sitios costeros como la Laguna Garzón y José Ignacio y empezando a tener resultados sobre el origen de la materia orgánica que se depositan y que quedan disponibles. Esto da una idea de la influencia que pueden llegar a tener ciertas actividades rurales sobre la biodiversidad costeras mediante el transporte de sedimentos por ríos y arroyos que descargan sobre las lagunas. Hoy los sistemas costeros estas siendo objeto de nuevas y crecientes amenazas ambientales que actúan a distintas escalas y ponen en peligro algunos servicios ecosistémicos. Nuestro desafío está en poder entender como funcionan estas actividades humanas y poder predecir como los sistemas costeros y sus servicios ambientales responderán en este contexto. Tenemos que tener en cuenta que si afectamos al ambiente, estamos afectando algo que luego nos afectara a nosotros y por esta razón resulta crucial poder tomar decisiones en base a conocimiento.

FS: En el proceso de formalización y consolidación del PDU se ha invertido mucho tiempo en generar redes nacionales, regionales e internacionales. Se ha empezado a hacer muestreos, pero de aquí a generar un resultado contundente todavía falta, se está trabajando.

Hay que destacar el hallazgo de especies como fósiles de moluscos o de otros grupos, que son muy importantes desde el punto de vista de paleo y bioindicadores y que no estaban registradas en la bibliografía como que existiesen en la costa de Rocha. Se han hallado especies fósiles que son especies que vivieron en el pasado pero que no existen más actualmente; subfósiles que continúan viviendo pero son restos antiguos, pueden tener 5 mil años; y especies actuales. En esto se está profundizando.

LF: ¿Ya se han publicado los resultados sobre el hallazgo de estas especies?

FS: No, se han presentado preliminarmente en congresos. Pero son procesos que van lento, sobre todo cuando uno va aportando a la consolidación y la construcción del CURE. O sea, se puede tener una producción científica más activa cuando uno está más concentrado en algunas cosas, pero el momento ahora es de aportar en muchos aspectos. Y quizás la producción científica no sea destacada en cantidad porque estamos tratando de balancear mucho con las áreas de extensión y docencia.

LF: ¿Qué proyectos de investigación se han destacado en este tiempo o han sido significativos para el PDU? ¿Por qué?

LB: Hoy tenemos un proyecto con apoyo de la financiación de CSIC I+D que abarca la dinámica estructural de las lagunas costeras y en particular el énfasis en Laguna Garzón y José Ignacio, que son las que hoy tienen una necesita de conocimiento para apoyar medidas de manejo que traten de conciliar los servicios y usos ecosistémicos con la presencia del hombre. Entonces la idea es apoyar con conocimiento base, de estructura y de flujo de energía para apoyar estos planes de manejo y por eso estamos en contacto cotidiano con la encargada del área de manejo de Laguna Garzón, con los guardaparques y también con los usuarios permanentes, productores y pescadores de la zona. Es un proyecto que está arrancando y ojalá nos permita profundizar en esa línea de investigación.

Además de la tesis de Maestría de Fabrizio y la de Doctorado de Laura que están profundizando cada uno en su línea de investigación.

FS: Después hay pequeñas cosas que se van sumando como proyectos de investigación estudiantil orientados por nosotros, vinculados al tema de pescadores y el efecto de los plásticos en toda la costa por ejemplo.

Otra iniciativa que fue presentada, en la que hay mucha expectativa, es la generación de una Cátedra de UNESCO en temas de Geociencias costeras y de la Plataforma Continental,que lleva adelante Felipe, sobre todo, generando redes entre Brasil, Alemania y Uruguay.

Un tema en el que estuvimos trabajando y tuvimos un rol central registrando especies afectadas, fue en la mortandad producto de las grandes lluvias en esta región y en la cuenca del Plata que determinaron mortandades, en su mayoría de moluscos. Así como el arribo, junto con otras especies asociadas, de grandes algas desde el Sur de Argentina. Por otro lado, sobre plásticos tenemos un muestreo, que no ha sido publicado, donde habían envases de cuatro marcas de helado palito provenientes de Argentina, entre tanta otra basura. Al trabajar en temas costeros, este tipo de eventos extremos, indicadores de todo tipo, hasta humanos también, nos confirman lo que se plantea con otros indicadores: que hay una dinámica, por lo menos, desde Colonia o Buenos Aires que influye trayendo no solamente agua sino una cantidad de cosas, como contaminantes por ejemplo.

LF: ¿Cómo es el relacionamiento con la comunidad y con otras instituciones de la región?

FS: El relacionamiento es muy positivo. De hecho se está trabajando con DINARA, que es una institución referente en temas acuáticos acá, realizando un proyecto sobre algas de la costa de Rocha y también se realizó en conjunto el registro de mortandades. Pero hay muchas más cosas para desarrollar.

Después nos parece importante que nos conozcan las instituciones educativas, desde escuelas, liceos, el Centro de Formación Docente, los centros culturales, en donde hemos dado charlas y talleres u organizado exposiciones.

Uno de los mayores desafíos e intereses es trabajar con el Centro Ecológico Integrado al Medio Rural (CEIMER) de Educación Primaria con el que el Centro Interdisciplinario para el Manejo Costero Integrado del Cono Sur (C – MCISur), Natalia Verrastro y Ximena Lagos, vienen trabajando y nos invitaron e insistieron para que participemos. Y hemos encontrado un ámbito muy interesante para poder desarrollar un montón de cosas, siempre asociado a los educadores que saben cómo transmitir, entonces nuestra idea es aportar todo lo que podamos a los educadores que son quienes tienen las herramientas pedagógicas. Lo mismo pasa con el liceo de la Paloma y de Rocha.

Otra institución con la que tenemos buen vínculo es la Intendencia departamental, nos ha apoyado en la realización y difusión de cursos de Educación Permanente, por ejemplo. El año pasado el CURE por toda la cantidad de clases que tenía no contaba con salones disponibles y se pudo concretar a través de la Intendencia la realización de los cursos afuera. Este fue un acercamiento muy interesante al territorio, no hacer todo en el edificio del CURE sino salir a dar esos cursos en el territorio nos pareció muy enriquecedor.

LF: ¿Pueden destacar un evento que hayan realizado en conjunto con otra institución y contarnos cómo fue el proceso de colaboración?

FS: Puede ser la participación en la Comisión de Cuenca en el Departamento de Treinta y Tres que coordina la Dirección Nacional de Aguas (DINAGUA) y que son trabajos de vínculo con la sociedad de extensión y asesoramiento.

La Comisión de Cuenca busca que haya participación lo más amplia posible para asesorar y tomar decisiones en el tema del agua, que es central en Uruguay, sobre todo en tiempos recientes. Y la DINAGUA tiene ese mecanismo de consulta periódica de inquietudes con lo cual distintas instituciones públicas pueden coordinar o proponer situaciones, así como los distintos sectores de la sociedad civil, ONGs, productores, etc.

LB: Es un espacio muy valioso donde se combinan los formadores de conocimiento, que hacen que desde la ciencia se ataquen problemáticas del hoy, y los tomadores de decisión, que pueden ejecutar de forma más responsable, escuchando diferentes voces, las problemáticas actuales.

FS: Pero, si es por destacar algo, yo diría la realización, con varias ONGs y la Intendencia de Rocha, de las actividades de difusión sobre moluscos de la costa rochense. Tanto las charlas realizadas en verano, como durante la semana de turismo, y la exposición que estuvo abierta varios días y tuvo un público interesante.

LB: También el curso de Educación Permanente al que fue gente vinculada a la hotelería, al turismo, etc. que le interesaba a la hora de encarar a un visitante, a extranjeros, informar sobre el área y la costa de Rocha.

FS: Claro, ese curso se llamó 150.000 años de evolución y dinámica de la costa rochense e integramos varios docentes y nos sirvió como primera experiencia para seguir ajustando y darlo en distintas modalidades. Si bien los cursos de Educación Permanente son para gente que ya tiene cierta capacitación o formación de grado, hubo gente que en forma independiente interesada en el tema y que sabe montones se acercó al curso, y lo pudieron aprovechar muy bien, así que fue un público muy variado.

LF: ¿Cuentan con nuevos proyectos de enseñanza en la actualidad o a desarrollar en un futuro?

FS: Como docentes actualmente está la participación en distintas materias de la Licenciatura en Gestión Ambiental (LGA), el apoyo a algunas actividades de Facultad de Ciencias, los cursos de posgrado que se están desarrollando. Y como perspectiva, más que nada, seguir apoyando y fortaleciendo lo que ya hay a nivel de la LGA que es todo un desafío. Puede ser proponiendo nuevos cursos, pero esto también tiene que ir acorde con lo que la LGA necesita para no sobrecargarla de cursos. Entonces vamos muy asociados a eso, viendo la evolución de la Licenciatura sin dejar de aportar en todo lo que podamos.

LF: ¿Cómo es la proyección a mediano y largo plazo del PDU?

LB: Como te decía, profundizar y seguir la línea en la que estamos trabajando y todo el desafío de que los estudiantes se vinculen y se larguen un poco más y empiecen a tener sus propias herramientas. Nos proyectamos de esa forma, nunca dejando de investigar, de vincularse con la sociedad y de cubrir la docencia.

FS: A largo plazo es una apuesta importante poder tener redes de trabajo, nacionales y sobre todo regionales, andando para trabajar en la Laguna Merín.

A mediano plazo ir concretando a nivel regional libros que resuman las investigaciones que ya se han hecho, se vienen haciendo o se harán, libros de síntesis.

A corto plazo concretar los estudios de posgrado de los integrantes del PDU con miras a estar más consolidados para poder orientar estudiantes y acceder a proyectos de todas las áreas: docencia, extensión e investigación.

LB: Agregaría ampliar el uso de los indicadores que hoy empleamos en las lagunas costeras en otro tipo de ambientes. Y generar una base de datos continua y a largo plazo, no una foto de un día o un año sino intentar ser constantes en seguir un monitoreo ambiental de todos estos indicadores en las lagunas costeras.

FS: E insistir en lo valioso que es el CURE como centro al menos multidisciplinario e interdisciplinario en muchos casos. La importancia de verse diariamente con otros colegas docentes de distintas disciplinas promueve el trabajo en conjunto desde distintas visiones, lo que es muy desafiante.

 
Por más información del PDU cliquear aquí.
Entrevista realizada por Lucía Fernández.