Ciclo de entrevistas a los PDU

Grupo Teoría de redes y desarrollo socio ambiental.

En esta oportunidad les traemos la entrevista realizada al Grupo Teoría de Redes y Desarrollo Socio-ambiental. En esta ocasión pudimos dialogar con los integrantes: Dra. Ana Borthagaray (AB) y el Dr. Andres Canavero (AC) estando ausente el tercer integrante del grupo Dr. Ariel Farías. El PDU fue financiado en agosto de 2013 y comenzó a funcionar en marzo de 2014. La integración actual se compone por: Dra. Ana Borthagaray, Dr. Andres Canavero y Dr. Ariel Farías. La Dra. Borthagaray y el Dr. Andres Canavero comparten su formación de grado en ciencias biológicas en la Facultad de Ciencias, Universidad de la República. El Dr. Ariel Farías realizó su formación de pregrado, también en ciencias biológicas, en la Universidad Nacional de Mar del Plata (Argentina). Los tres investigadores han profundizado en el campo de la Ecología a través de especializaciones, y estudios de posgrado, obteniendo su Doctorado en Ciencias Biológicas, mención Ecología, en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Si bien es un PDU de reciente formación, institucionaliza un aporte importante al desarrollo de temas de redes y desarrollo socio ambiental para la región este y el país.

 

GT: ¿Cómo armaron el PDU y por qué decidieron presentarlo?

AB: El PDU fue financiado en el 2013, pero el llamado arrancó a principios del 2013 o antes y contó con un proceso con entrevistas y otras etapas para su aprobación. Personalmente, sentía que en ese momento podíamos aportar desde nuestro acumulado en áreas que estaban más débiles en el CURE. Hablamos de un momento donde la Licenciatura en Gestión Ambiental era relativamente nueva y había un espacio vinculado a sistemas socio-ecológicos que no se estaba desarrollando. Por ese motivo se llamó teoría de redes o grafos que en el CURE no tenía una referencia fuerte en el acumulado de investigación.

 

GT: ¿Cuál es la línea temática del PDU?

AB: A grandes rasgos trata de abordar problemas ecológicos, urbanos y sociales, utilizando una aproximación teórico-práctica. A partir de modelos teóricos (herramientas de teoría de redes) realizamos predicciones las cuales son luego contrastadas con datos empíricos. En conclusión, teorías con datos.

Específicamente si se enfoca en la estructura de paisaje, por ejemplo: un sistema de charcos con un cierto arreglo espacial en el paisaje y donde existe cierta conectividad o flujo de especies entre ellos. Esto es, una red donde los charcos son los nodos y el flujo entre ellos las conexiones. Una vez identificada la configuración de la red, determinamos ciertos atributos de su estructura y evaluamos su efecto en los patrones de diversidad taxonómica (de especies) y funcional (asociado con el funcionamiento del sistema). A partir de esto, es posible “jugar” /generar escenarios alternativos en un contexto de cambio global: de cambio climático, fragmentación, pérdida de hábitat, y evaluar su efecto en los patrones de diversidad en ensambles de vertebrados, invertebrados y plantas. La idea es “bajar” todo eso, más teórico si se quiere, a una cuestión más aplicada. También el PDU en el último tiempo, ha comenzado a estudiar la conexión entre grupos humanos y recursos naturales, investigación etnobotánica.

AC: Para complementar, intentamos detectar los mecanismos que estructuran las comunidades, la diversidad biológica y qué impacto puede tener el cambio ambiental.

GT: ¿Qué resultados han podido detectar en este corto tiempo para lo que es el PDU?

AB: Nosotros tratamos, al menos de la forma que trabajamos, de publicar nuestros resultados en revistas internacional, indexada, arbitrada. De este modo, entendemos que es la forma de hacer público nuestro trabajo.

AC: Los tres somos investigadores que publican en revistas internacionales arbitradas y tratamos de mantener esa meta. Hay algunos trabajos dentro de lo que hacemos que son prioritarios y llegan a esas revistas; otros, de carácter más local, son publicados en revistas locales o regionales.

Realizamos extensión universitaria asociada a esta investigación, así como charlas de divulgación y formación de estudiantes. Este año dimos una charla en la Escuela Agraria de Cerro Pelado en el Departamento de Lavalleja sobre las investigaciones que hacemos. En la Semana de Ciencia y Tecnología tuve una charla en la escuela rural de Montecoral en el departamento de Florida. Tienen 5 estudiantes, con niños de edades que van de 4 a 10 años.

GT: ¿Han encontrado, a la hora de investigar, contrastaciones de algunas hipótesis o indicios de “resultados” distintos a nivel regional? ¿Cómo se han manejado?

AC: En general, estos artículos intentan aportar a la teoría ecológica. Para alcanzar los estándares de calidad de las revistas internacionales, uno tiene que estar por dentro de la teoría científica, de la teoría ecológica en nuestro caso.

Particularmente, trabajo a nivel macro ecológico con patrones geográficos a escala continental. Un hallazgo que realizamos recientemente: observamos que las comunidades de anfibios tienden a necesitar menos energías a altas latitudes para estar activas que a baja latitudes (Canavero et al. 2017). Este resultado es relevante desde el punto de vista de la conservación y el cambio climático. Si las comunidades tiene una conexión menor con el ambiente térmico a altas latitudes, en los trópicos el impacto sobre la actividad de las comunidades seria mayor. Esto es inverso a lo que se planteaba hace poco tiempo, donde se decía que las comunidades templadas iban a ser más impactadas por el cambio climático.

AB: A nivel más local, hemos participado en un proyecto en Maldonado al frente del Dr. Néstor Mazzeo que planteaba la realización de un relevamiento territorial de la franja costera, dónde tuvimos una participación para armar la red de parches de vegetación e identificar las áreas que potencialmente podrían tener más flujo de individuos.

En el proyecto “Puerto de Aguas Profundas”, el Ministerio [Ministerio de Transporte y Obras Públicas, MTOP] hizo un llamado en el cual participamos utilizando la aproximación de redes y generamos paisajes a nivel de toda la costa para identificar qué parches de vegetación eran los más importantes para el flujo de los organismos. De construirse el puerto la red de parches de vegetación se podría fragmentar y esto tener un impacto a nivel de la diversidad costera. Este tipo de resultados permiten anticipar cual podría ser el impacto de una mega-construcción en nuestra costa.

Esa era una cuestión bien aplicada que trabajamos en el PDU. De hecho, presentamos un proyecto a los llamados María Viña de la ANII que fue evaluado como excelente, pero no fue financiado; luego el puerto quedo en la nada. Estos datos de origen muy local, puestos en un marco teórico general, han permitido identificar herramientas de conservación y de manejo que pueden utilizarse en Uruguay, pero también en cualquier parte del mundo.

AB: A partir de los datos referentes a nivel local del Uruguay tratamos de hacer un aporte a la teoría general ecológica y a la conservación de la biodiversidad, etc., eventualmente podrían ser aplicados a cualquier sistema del mundo.

AC: Desde mi punto de vista no se puede hacer gestión sin un conocimiento de la teoría y los avances actuales, por más que sea algo local no se puede ignorar el conocimiento que hay sobre el tema a nivel internacional para hacer una adecuada gestión a nivel local.

AB: Lo que hacemos a nivel de recursos humanos es aportar desde la teoría a otra gente que se está formando como gestor. Claramente, no hay decisión valida que se pueda tomar si es soportada en algo que se sabe no está en el marco conceptual actual. La aproximación de redes es transversal a todas estas cuestiones. El PDU maneja una serie de marcos teóricos desde dónde nos paramos todos para responder las diferentes preguntas que se generan.

AC: Trabajamos desde el punto de vista de la complejidad biológica. Para desentrañar esa complejidad la teoría de redes es una herramienta fundamental que permite entender el funcionamiento ecosistémico y poder aportar a la gestión ambiental. En este sentido, los tres trabajamos en conjunto, hay un marco teórico vinculante que nos llevó a realizar colaboraciones científicas desde antes de conformar el PDU.

GT: ¿Qué les gustaría que se conociera del PDU en función de lo que se viene trabajando?

AB: Si hay algo bien general es que tratamos de entender la estructura y funcionamiento de los sistemas ecológicos incorporando al hombre como parte. Hay una serie de preguntas que a la gente le puede interesar y nosotros podemos colaborar. Por ejemplo: cuestiones sobre ecología urbana y conservación de la diversidad, cómo afecta la urbanización al flujo de organismos entre los sistemas naturales o rurales.

AC: Desde lo más particular hasta organismos de gestión intermedios, que podrían ser las intendencias o de carácter nacional,

Hace algunos años participé en la conformación de las Listas rojas de anfibios y reptiles de Uruguay (Canavero et al. 2010), donde se establecen que especies presentan problemas de conservación. Ésta información fue parte importnate en la generación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP).

Entonces, un conocimiento puntual que tenía cierto grupo de gente, sirvió a nivel nacional. El conocimiento de los anfibios y reptiles, la historia de vida de las especies, las distribuciones, dónde se encuentran esas especies, lo que se denomina ciencia básica, algo que parecía estar lejos de la sociedad, termina impactando en una toma de decisión a nivel país como la conformación del SNAP.

AB: Es como pensar ¿cuál es la importancia relativa que tiene una red de jardines en Maldonado, Rocha u otro lugar? De repente se destruye el jardín o se cambia y se plantan plantas exóticas en lugar de nativas o plantas invasoras y en realidad no se sabe cuál es el impacto de estos cambios o quizá se crea que no impacta en absoluto en el sistema, poder cuantificar estos cambios e impactos puede ser importante para la conservación y podrían ser gestionados a nivel de las Intendencias por ejemplo.

El tema también es que muchas veces se quieren los resultados “para el lunes” y esto es claramente una cosa de largo aliento. Si bien hay preguntas que pueden ser respondidas a corto plazo, y la herramientas de redes son de gran ayuda para modelar distintos escenarios posibles de cambio, creo que como país sería importante empezar a pensar en la necesidad de investigar a largo plazo y no todo a corto plazo y por cuestiones puntuales.

AC: Otra cosa que creo es relevante mencionar refiere a información de base sobre datos de monitoreo ambiental que generamos en el PDU. Trabajamos con cámaras trampa y grabaciones del sonido ambiental que después decodificamos y nos permite monitorear la actividad de la fauna a lo largo del tiempo. El monitoreo a nivel nacional es escaso, ya que es costoso, tedioso lo que redunda en que existen pocas series de datos de largo plazo. Por eso pienso que éste es un aporte relevante del PDU. Ariel lo viene haciendo hace muchos años en Chile, ahora estamos tratando de financiarlo para consolidar esta línea de investigación.

 

GT: ¿Podrían explicar el término “red de mutualista”?

AB: Son redes en las cuales tienes dos conjuntos de especies, típicamente de un lado las plantas y del otro lado vertebrados o invertebrados. Hay una relación de mutualismo como de beneficio mutuo: la planta le da de comer y el insecto o el ave la poliniza, eso se llama red mutualista, lo que nosotros hacemos es tratar de entender la estructura y dinámica de red y su efecto en el funcionamiento del ecosistema.

AC: Si se pierden polinizadores, las plantas dejan de dar frutos. Actualmente esto ocurre por acción de la agroindustria, la urbanización, incluso por el cambio climático. En este último caso, si las especies se activan de acuerdo a la temperatura ambiental, entonces la temperatura necesaria para estar activas llega más tempranamente y el polinizador puede esta activo antes que la flor. Aquí observamos la importancia de entender el funcionamiento de los sistemas como base para diseñar estrategias de gestión ambiental para no perder servicios ecosistémicos, en este caso la polinización.

GT: – Ya hablaron un poco del relacionamiento con las instituciones de la comunidad a través de charlas en distintos lugares ¿tienen alguna actividad de este tipo con la comunidad que quieran mencionar?

AC: Nosotros que tenemos como costumbre ir dando charlas sobre servicios ecosistémicos, lo hacemos como algo que forma parte de nuestra vida académica, ya sean escuelas, liceos o en la Semana de la Ciencia y la Tecnología por ejemplo. A priori decimos que sí a todas las instancias donde nos es posible hacer divulgación y también extensión de nuestro trabajo.

AB: Como PDU a pesar de ser nuevo participamos en diversos eventos con la comunidad, charlas en liceos, comisiones asesoras, etc.

GT: ¿Piensan en el desarrollo a mediano y largo plazo de alguna trayectoria de egreso o alguna formación de posgrado?

AB: Tenemos las ganas de ofrecer un posgrado, no solo como PDU sino como integrantes de un futuro Departamento Académico, poder presentar un diplomado o maestría. Creemos que el área ambiental en Maldonado es muy rica por lo que sería muy conveniente formar profesionales a nivel de posgrados.

GT: ¿Cuál es la proyección a mediano y largo plazo del PDU?

AB: Avanzar en nuestras líneas de investigación, presentar proyectos que permitan tener estudiantes financiados de grado y de posgrado para continuar el desarrollo del PDU. Actualmente, tenemos un proyecto I+D CSIC, en el Río Negro-Uruguay. El proyecto tiene una parte teórica que busca a través de modelos (simulaciones computacionales) evaluar el efecto de la estructura dendrítica del río en los patrones de diversidad. La idea es evaluar el efecto de la construcción de las tres represas actuales sobre el flujo de especies en el sistema. Luego esto será contrastado con datos empíricos generados a partir de muestreos en la cuenca del Río Negro.

Por más información del PDU cliquear aquí.

 

Canavero, A., M. Arim, F. Pérez, F. Jaksic, and P. A. Marquet. 2017. A metabolic view of amphibian local community structure: the role of activation energy. Ecography 40.

Canavero, A., S. Carreira, J. A. Langone, F. Achaval, C. Borteiro, A. Camargo, I. d. Rosa, A. Estrades, A. Fallabrino, F. Kolenc, M. Mendilaharsu, R. Maneyro, M. Meneghel, D. Nuñez, C. Prigioni, and L. Ziegler. 2010. Conservation status assessment of the amphibians and reptiles of Uruguay. Iheringia, Sér. Zoologia 100:5-12.